parkquour

Va caminando por la calle empedrada, con su pequeña mochila en la espalda. Está al borde de la escalera de adoquines que baja hacia el mar. De pronto, hace algo inesperado: como si la fuerza de gravedad quedara suspendida, salta como una langosta, apoya sus pies contra un paredón de la calle y se propulsa hacia el aire, dando una cabriola grácil que le deja trepado al borde del balcón del mirador; en un instante más, gira haciendo un trompo y aterriza, como si nada, en el escalón de piedra de donde había partido. Parece hecho de aire. Pero es de carne y hueso. Se llama Edgard y tiene 20 años. Modesto y sensible, no se envanece de su habilidad. Vive en Valparaíso, Chile. A veces trabaja como Hombre Araña animando fiestas infantiles. Y es mi guía por esa ciudad. Estudia Psicología en la Universidad Viña del Mar, donde ese día yo daré un taller para jóvenes de su edad. Con Carito, de cabello rojo, me llevan a conocer los recovecos de ese lugar increíble que es “Valpo”, construida en las colinas de los Andes, con funiculares de más de 100 años, escaleras y calles inclinadas, colorida y fuera del tiempo.

Edgard practica parkour: una disciplina de origen francés, que consiste en desplazarse por cualquier entorno usando las habilidades del propio cuerpo y procurando ser lo más eficiente posible en cada movimiento para que sea seguro. Esto significa superar los obstáculos que se presenten en el recorrido: vallas o barandas, muros, escaleras… Y aquí viene algo fundamental: la filosofía del parkour también implica que el practicante sostenga esa misma actitud ante las dificultades de la vida diaria para aprender y crecer como persona, viendo la dificultad como una oportunidad y no como un problema.

“Me hace mucho bien para centrarme. Si salto contra esta pared, por ejemplo, y no estoy plenamente presente al hacerlo, o quiero resultar interesante para que me admiren, corro el riesgo de lastimarme. Me enseña a vivir totalmente en el ahora, pues si me quedo pensando en la columna que dejé o en el balcón sobre el cual me voy a trepar, pierdo pie respecto de donde estoy parado en este instante”.

Yo aprendo. Absorbo los colores de Valparaíso que me envuelven como en un velo onírico. Escaleras públicas que suben y bajan. Callecitas que se entrecruzan invitando a perderse gentilmente. Todo es luminoso. Sin embargo, hace sólo siete meses aconteció el mayor incendio de la región, quemándose allí mismo casi 3.000 viviendas. Yo aprendo: la vida se empeña en seguir viva. El color vuelve a emerger. Las ciudades, los pueblos, son como las personas: hacen de sus cicatrices la posibilidad de lo Nuevo. Para ello, estos mismos estudiantes ayudaron a remover escombros, rescatar lo posible, reconstruir. “Como aún no estamos graduados de Psicólogos, sólo podíamos ofrecer mano de obra para esas tareas. Sin embargo, ante cada remoción de escombros, los pobladores se apoyaban en que les pudiéramos escuchar su dolor, su pérdida, su desesperación… y eso nos hizo sentir útiles de otra manera también”, dice Edgard con su pequeña mochila a cuestas. Carito calla mansamente, envuelta en su largo pelo rojo. Yo aprendo.

El sol busca el horizonte del Pacífico para bañarse; el cielo tiene el mismo color del cabello de Carito. Ella es parte del paisaje: silenciosa y perceptiva, también aprende. “Antes, yo pensaba que lo que Edgard hacía era sólo saltar; luego aprendí a escucharlo: desde dónde lo hacía, por qué, para qué, la filosofía que había detrás”. Quizás sea así con cada persona que vemos: observamos su accionar, pero desconocemos qué la mueve a hacer lo que hace. Tal vez hasta pensemos que está actuando egocéntricamente, pero su realidad sea una tenaz búsqueda del espíritu… Yo aprendo.

Edgard me cuenta su historia de vida y me habla de los dolores personales superados, de sus anhelos. “Cuando una persona practica parkour, su desafío es, simplemente, su próximo salto. Aprendí que cada desafío es igual de importante: no es menor el de quien tiene que saltar un metro, respecto de quien salta desde una terraza, pues no se trata de metros, se trata de superar el miedo y las limitaciones mentales. Y tiene tanto mérito animarse a un metro como a diez, pues el mérito está en animarse”. Yo aprendo.

El día termina. Los graffittis de Valparaíso tienen vida propia: nos hablan de la resurrección de los colores después de cada negrura. Ningún incendio puede con la persistencia del espíritu.

Y en todas partes hay buenos maestros, de cualquier edad, que irradian su enseñanza, a veces sin advertirlo. Si estamos atentos, aprendemos. Al menos, eso quiero para mí. Ahora y siempre.

Fuente:Virginia Gawel, para Sophia OnLine, noviembre de 2014

imagesPsicóloga, terapeuta, docente y escritora, siendo pionera en la difusión de la Psicología Transpersonal para Argentina y América, en 1994 fundó el Centro Transpersonal de Buenos Aires, institución de la cual es Directora. Desde 1984 se especializó en la integración de las Psicologías de Oriente y Occidente, buscando que este paradigma fuera incluido en la currícula de distintas universidades. Es miembro del Directorio de la International Transpersonal Association (ITA) y de la Asociación Transpersonal Iberoamericana (ATI). También forma parte de la Association for Transpersonal Psichology (ATP). Dicta seminarios sobre Psicología Transpersonal presencialmente y on line hacia todo el mundo hispanohablante, así como conferencias y talleres intensivos en otros espacios de Argentina y del exterior. Forma parte del Consejo Editor del Journal of Transpersonal Research. Contacto: www.centrotranspersonal.com.ar o info@centrotranspersonal.com.ar

fotos:www.wallpino.comwww.greeka.comwww.centrotranspersonal.com.ar

Tu desafío mayor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *