images (5)

Dicen que en la India existe una forma muy inteligente de cazar monos. Segín cuentan, los cazadores recortan en un coco un agujero lo suficientemente grande para que el mono pueda introducir por él su mano.Después perforan dos agujeros más pequeños en el otro extremo y pasan por ellos un alambre cuyo terminal atan a la base de un arbol. El mono desciende del árbol , introduce su mano en el agujero y agarrra el plátano que los cazadores han introducido en el coco. El agujero ha sido recortado de forma que la mano abierta del mono puede pasar por él, aunque no su puño cerrado. Todo lo que tiene que hacer el mono para liberarse es soltar el plátano, aunque parece ser que la mayoría de los monos no cede.

Con frecuencia y a pesar de toda nuestra inteligencia, nuestras mentes nos juegan pasadas parecidas, razón por la que el cultivo de la actitud de soltar o ceder o de falta de apego es fundamental para la práctica de la atención plena. Cuando comenzamos a prestar atención a nuestra experiencia interior descubrimos inmediatamente que existe determinaas ideas y sensaciones  a las que da la impresión que la mente quiere adherirse. Si son agradables intentamos prolongarlas, estirarlas y convocarlas una y otra vez.

Existen de igual modo, muchas ideas, sensaciones y experiencias que tratamos de evitar o de las que intentamos liberarnos o protegernos porque son desagradables, dolorosas y porque, de una u otra forma, nos dan miedo.

En la práctica de la meditación, nosotros, de forma deliberada, dejamos la tendencia a elevar determinados aspectos de nuestra experiencia y rechazar otros. En vez de ello, lo único que hacemos es dejar que nuestra experiencia sea la  que es  y practicar observándola y en cada momento.

Soltar es una forma de dejar que las cosas sean como son y de aceptarlas así. Cuando observamos cómo nuestra mente ase y se aleja, acordémonos de desasirnos de esos impulsos expresamente, aunque sea más para ver lo que sucede. Cuando nos veamos juzgando nuestra experiencia, dejemos que esas ideas enjuiciadoras se vayan. Reconozcámoslas y no las persigamos más. Dejémoslas en paz y, al hacerlo que se vayan. Del mismo modo, cuando nos vienen ideas del pasado o del futuro, dejémoslas en paz. Sólo permanezcamos alerta.

Si encontramos especialmente difícil, porque nos domine de forma especial la mente, alejar algo de ella, podemos dirigir nuestra atención a lo que se siente “aferrándose” a ello. Aferrarse es justo lo contrario de alejar. Podemos convertirnos en expertos en nuestros propios apegos, con independencia de cuáles sean y de sus consecuencias en nuestras vidas, y en qué se siente en esos momentos en que, por fin, cedemos, así como, también culaes son las consecuencias de ello. El hecho de encontrarnos dispuestos a mirar las forma en que nos aferramos muestra, en el fondo, mucha experiencia en lo contrario, de modo y manera quee, tengamos o no éxito en desasirnos, la atención plena sigue enseñándonos si estamos dispuestos a ello.

El soltarse o desasirse no constituye ninguna experiencia del otro mundo. Lo hacemos todas las noches al irnos a dormir. Nos hechamos en una superficie acolchada, sin luces, en un lugar tranquilo y dejamos que nuestras mentes y cuerpos se dejen ir. Si no lo hacemos, no podremos dormir.

La mayoría de nosotros hemos experimentado a veces que la mente no se calla cuando nos vamos a la cama. Ësta es una de las primeras señales de estrés. En tales casos, podemos sentirnos incapaces de liberarnos de ciertas ideas porque nuestra implicación en ellas es demasiado poderosa. Si intentamos forzarnos a dormir, es peor todavía. Por tanto, si podemos dormir, quiere decir que ya somos expertos en desasirnos.

Lo que ahora nos queda es practicar, aplicando esta habilidad también a situaciones en que estemos despiertos.

FUENTE:

Las 7 actitudes básicas del Mindfulness. SOLTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *