11 septiembre 2016

images-3

Después de unos años practicando la meditación he decido formarme como Instructora de Meditacion Transpersonal y Mindfulness y como Educadora Transpersonal, camino que me ha llevado  a profundizar mucho en mi mundo interior, trabajando con mis luces y mis sombras y enseñándome la importancia de la disciplina. Sin embargo hace unos meses he ido arrastrando un  malestar y una insatisfacción que me hacían sentirme frustrada y desganada… me costaba muchísimo sentarme a meditar, sentía apatía y tristeza sin motivo aparente. Me sentía desconectada de mi fuente y sentía que estaba fuera de mi centro. Mi energía se malgastaba y me di cuenta de cuánto poder le estaba entregando a situaciones y personas en mi vida. Lo  curioso es que estas personas en ningún momento pretendían sacar esa energía de mi, era yo la que se las entregaba y cada vez más me alejaba de mi y de mi centro, haciéndome sentir cada vez mas frustrada y agotada.  No sabía cómo volver a silenciar mi mente…volver a encontrar esa conexión interna con mi Esencia, con el silencio…

Y un día me llega un regalo maravilloso, mi querida amiga y compañera Gabriella Bianco me invita a participar a una formación de Canto Maternal Carnatico que iba a impartir en Mallorca.

Sabía lo que era por Gabriella, lo que no me imaginaba era lo mucho que me iba a ayudar en el proceso personal  en el que me encontraba.

Cayeron los miedos  y las vergüenzas que suelo llevar conmigo cuando me enfrento a algo nuevo y cuando me siento expuesta.

Estaba dispuesta a darlo todo y entregarme a esta experiencia en vista a aprender algo importante para  trabajar con mujeres una vez practicado de vuelta a Tenerife.

Mi sorpresa fue descubrir como el canto y la respiración me volvían a conectar con ese silencio interior que ya había acariciado en varias ocasiones hacia tiempo y que últimamente había perdido.

Cantando con mis compañeras mi cabeza paraba de pensar o por lo menos no la oía. Mi cuerpo se relajaba y mi latido se ralentizaba. Sentía paz. Me di cuenta de que quería investigar más en la meditación con el sonido. Llevo años tocando los cuencos tibetanos y de cuarzo como vehículo de relajación, meditación y sanación e intuía que mi voz podría ser un punto clave en esta profundización.

La experiencia en esta formación impartida por Gabriella ha sido maravillosa. Me he sentido abierta y tranquila. He disfrutado compartiendo y mis compañeras han sido un regalo también.

Pero la aventura no ha hecho más que empezar…como intuía que mi camino tenía que seguir por profundizar con la voz y seguir practicando asiduamente, un día para otro me entero de  un curso de Yoga de la voz que  va a impartir en Tenerife Inés Lolago, una cantante que he escuchado mucho últimamente .  En principio vi la información muy tarde y ya no habia plaza para mi…pero el Universo me guiño un ojo y ha confabulado para que pudiera asistir liberándose una plaza y confirmándome que el camino es por donde yo intuía.

Participé ayer a una clase de 3horas y allí sentada en esa sala con gente desconocida me vi a mi misma libre de miedos y vergüenzas…y sentí tan claramente que estoy exactamente donde he de estar y donde quiero estar. Qué bonito es sentir con tanta claridad que estamos en el camino correcto para concretar un proyecto y un propósito vital!

Así que escribo esto con una sonrisa por cada célula de mi cuerpo y sintiendo un profundo agradecimiento a todas las maestras que la vida me  está regalando.

Gracias querida Gabriella por haberme acompañado en este último año y por la preciosa y sincera amistad que ha brotado. Por todo lo que me has brindado en este viaje abriéndome las puertas de tu casa y tu familia. Por tus conocimientos y tu humildad. El amor que das se siente muy adentro. Me has ayudado a salir de ese laberinto en el cual me había extraviado.

Siento la energía volver a mí, siento mi poder otra vez y veo y siento cada vez más claro hacia donde ir…

Y por ultimo agradecerme también a mi misma el valor de abrirme a lo nuevo.

He hallado el camino a casa: mi propia voz…

Arianna

 

 

 

dibujo Guardiana de los ritmos de la tierra de Clio Wondrausch www.wildhearth.co.uk/

y foto de portada google images

El camino a casa: mi propia voz

4 thoughts on “El camino a casa: mi propia voz

  • Septiembre 12, 2016 a las 10:34 am
    Enlace permanente

    Interesante, motivador y despierta en mi corazón la alegría cada vez que cualquier Ser reconecta con “su camino”, el camino de vuelta a casa,
    Estamos todos conectados, Somos UNO, y por ello tu experiencia es la nuestra.
    Me siento afortunado por ello.

    Será que ese camino de la voz es la expresión viva de la voz interior de nuestro SER?
    Felicidades y Porfundo agradecimiento por compartirlo.

    Responder
    • Septiembre 12, 2016 a las 10:55 am
      Enlace permanente

      Muchisimas gracias por tus palabras…
      A la pregunta que lanzas…siento que SI LO ES.

      ABRAZO PROFUNDO
      Arianna

      Responder
  • Septiembre 12, 2016 a las 7:35 pm
    Enlace permanente

    Gracias Arianna por compartir tus inquietudes mas personales con todos, eso nos ayuda a otros en el camino del dia a dia un abrazo fuerte…

    Responder
    • Enero 27, 2017 a las 12:42 pm
      Enlace permanente

      Muchas gracias a ti Pilar, por leerme y tomarte el tiempo de escribirme.

      Un abrazo

      Arianna

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *