MI EXPERIENCIA CON EL CÍRCULO DE MUJERES

Circulo-Mujeres

“Cada círculo es como una piedrecilla que se arroja a un estanque. El efecto que el círculo produce en las mujeres que lo forman, y el efecto que estas mujeres tienen, es una influencia que se expande como anillos concéntricos.

Obsérvalo, hazlo, enséñalo.”

Jean Shinoda Bolen “El Millonésimo Círculo”

Hace unos años me di cuenta que llevaba en mi muchas heridas sin cicatrizar y que muchas de ellas estaban relacionadas con el poco amor que me había dado a mi misma desde temprana edad…con la falta de valía, con el rechazo de mi cuerpo…

Sentía la urgencia de sanar y re-conectar con mi SER MUJER, mi feminidad, mi útero, mi cuerpo. Emprendí un precioso “viaje” junto a casi 30 mujeres con la formación Mujer Cíclica en Cataluña.

Aun no sabía que sería un viaje iniciático en el que me enfrentaría a todas las imágenes y arquetipos que había rechazado inconscientemente mientras crecía… Me desnudé, me revolví, me bloqueé físicamente y finalmente me rendí y se cayó la coraza que me había construido, sin ni siquiera darme cuenta.

Recuerdo el primer momento de ese primer encuentro… éramos muchísimas mujeres reunidas en esa preciosa sala tan cuidada y llena de amor… Entonces éramos aun unas desconocidas.

Me sentía incomoda, un poco asustada, quizás incluso inadecuada…ese fue mi primer Círculo de Mujeres…Empezamos presentándonos y compartiendo algo de cada una de nosotras…fue fácil soltar defensas porqué pronto sentí que estaba a salvo con ellas…que merecía la pena entregarme totalmente a lo que la vida me estaba dando. Entregarme a la invitación de Ser yo misma…por fin!

Desde ese primer día han sucedidos muchos más encuentros y nos hemos sentado en Círculo muchas más veces y en cada sentada he descubierto algo nuevo de mi, he visto mis valores, mis dones reflejados en mis “hermanas”. He entendido que yo soy ellas…han nacido bellas amistades, nos hemos hechos hermanas…nos sostenemos, nos acompañamos, lloramos y reímos juntas en un circulo que va mas allá del espacio y del tiempo.

Esta vivencia me ha inspirado a formar un Círculo en La Casita del Corazón…y cada mes nos reunimos con ilusión y alegría sabiendo que lo que hacemos es importante y sanador más allá de las Mujeres…

Para mí el Círculo de Mujeres es una experiencia de compartir abierto, sincero y profundo.

Descubrirse y mostrarse como somos.

El Círculo puede ayudar a sanar heridas antiguas a través de las palabras, de los silencios sagrados, de pequeños rituales, música, baile o con cualquier cosa que nos reconecte con nuestra creatividad y sabiduría ancestral.

Te unes?

Arianna

Aquellos grupos fundados por y para mujeres son nuestro terreno parapsicológico: nuestro espacio donde descubrir quiénes somos, o quiénes podríamos llegar a ser como seres humanos íntegros e independientes. Todas las mujeres necesitamos en nuestras vidas un espacio de libertad, un pequeño territorio parapsicológico.

¿Tienes el tuyo?

GLORIA STEINEM “Outrageous Acts and Everyday Rebellions”

“Soy un círculo. Te estoy sanando. Eres un círculo Me estás sanando. Únenos. Haz que seamos uno… “

Canción espiritual de mujeres, autora desconocida